¿Qué son los MOOCs?

Hemos lanzado Aprende Accesibilidad Web paso a paso.

Apúntate y aprende a tu ritmo.

Preguntas y respuestas

Algunas preguntas que me he hecho y me han hecho, con sus respuestas:


¿Qué es un MOOC?

¿Qué es un MOOC? ¿Qué diferencia a un MOOC de un curso online "de toda la vida"? ¿Cuándo un MOOC no es realmente un MOOC?

En la Wikipedia podemos encontrar una definición de MOOC no muy completa.

Hay varios artículos que intentan ofrecer una lista de las características que definen un MOOC:


¿Cuál fue el primer MOOC?

En el año 2000, en pleno boom de las compañías .com, surgieron varias iniciativas que ofrecían cursos online de universidades de prestigio. Desgraciadamente, estas iniciativas fracasaron estrepitosamente (What Went Wrong with AllLearn?).

Según varias fuentes, el primer curso de tipo MOOC fue Connectivism and Connective Knowledge (CCK08) (copia disponible en Internet Archive), organizado por George Siemens y Stephen Downes de la University of Manitoba (Canadá) en agosto de 2008. En este curso de 12 semanas de duración se inscribieron aproximadamente unos 2.300 estudiantes. Más información:

Sin embargo, existen algunos cursos previos que también podrían ser considerados cursos de tipo MOOC.

Por ejemplo, el curso From NAND to Tetris: Building a Modern Computer from First Principles, organizado por Noam Nisan y Shimon Schocken en el año 2005 (Shimon Schocken: The self-organizing computer course).

También está el curso Introduction to Open Education, organizado por David Wiley de la Utah State University (Estados Unidos) en agosto de 2007. David Wiley abrió este curso oficial a cualquiera que quisiera participar: a los cinco alumnos presenciales que tenía se unieron 50 alumnos de 8 países. Más información:

También está el curso EC&I 831: Social Media & Open Education, organizado por Alec Couros de la University of Regina (Canadá) por primera vez en enero de 2008. En la primera edición se inscribieron unos 200 estudiantes (More 'Open Teaching' Courses, and What They Could Mean for Colleges), y en la segunda casi 350 personas de todo el mundo (Innovation in Teaching & Learning).

Sin embargo, según los estándares actuales de los cursos MOOC, el primero fue Introduction to Artifical Intelligence de Sebastian Thrun y Peter Norvig, organizado en octubre de 2011. Más de 160.000 personas de casi todos los países del mundo participaron en este curso, alcanzado por primera vez el carácter de "masivo" según los estándares actuales.

Desgraciadamente, en la Wikipedia hay una "pequeña guerra" por escribir la historia de los MOOCs, y el artículo en inglés dedicado a los MOOCs ha sufrido numerosos cambios:

Pero la idea de los MOOCs es muy anterior a la aparición de los primeros MOOCs. Es muy interesante el siguiente vídeo del año 1988, en el que Isaac Asimov, hablando de los ordenadores y el acceso a la información, vaticina la aparición de los MOOCs:

Pero antes de ese vídeo, Isaac Asimov, en su cuento ¡Cómo se divertían! publicado en 1951, imaginó el futuro de la educación.


¿Quién acuñó el término MOOC?

En el año 2000 se desarrollaron proyectos como Fathom o AllLearn que hoy en día sería considerados como MOOC. Esos proyectos fracasaron y fueron clausurados (Columbia University to Close Fathom.com y Financial worries shut down AllLearn), pero la idea no desapareció.

Según el artículo What is the theory that underpins our moocs? de George Siemens, el término MOOC fue acuñado por Dave Cormier y Bryan Alexander en el año 2008:

In 2008, Stephen Downes and I offered an open online course, Connectivism and Connective Knowledge (CCK08). As our registration numbers increased to about 2300 students, Dave Cormier and Bryan Alexander dubbed the course offering a "massive open online course" or MOOC. The term has stuck and both Dave and Bryan will eventually be inducted into the edtech hall of fame for great word inventage.


¿Por qué hay tanto interés en los MOOCs?

Existen varias razones, algunas de las cuales aparecen en las siguientes preguntas. Una hipótesis personal, que no he leído en ninguna parte (pero que me gusta por lo estrambótica que puede parecer), es que quizás las universidades más importantes se están protegiendo ante el previsible estallido de la "burbuja de las universidades" (college bubble) que se espera que ocurra en breve en Estados Unidos. Si no has oído hablar de esta burbuja, te recomiendo que leas alguno de estos artículos (The college racket, Is College Tuition the Next Bubble?, Prepare For An Unprecedented Wave Of College Bankruptcies) o que veas el documental College Conspiracy.

Sin embargo, esta hipótesis que se puede considerar "tonta", puede ser que no lo sea. En The Single Most Important Experiment in Higher Education podemos leer que las universidades están luchando para contener sus costes y quizás los MOOCs son la solución para enseñar a más estudiantes y así obtener más ingresos:

And the bigger the buy-in, the better. The fundamental challenge for U.S. universities as they struggle to contain their costs is figuring out how to teach more students using fewer resources. That's what MOOCs were born to do. In theory, these automated classes have the power to create the first truly radical efficiency gains in the history of higher education, a leap that would take us light years beyond our creaky current system that, as Coursera's Koller noted to me in an interview, is still bound up in traditions that date back to the Middle Ages.

Otra hipótesis muy interesante la podemos encontrar en Are universities scared of the online learning movement?. Según el autor de este artículo, los movimientos que están realizando las universidades más prestigiosas como el MIT, Harvard o Stanford tienen como objetivo anular las iniciativas similares que puedan realizar otras universidades: creamos varios cursos de tipo MOOC (pero sólo unos pocos), el resto de las universidades no lo intenta y al final cancelamos el movimiento MOOC y nos aseguramos la continuidad de nuestra posición y de nuestro modelo educativo elitista.


¿Qué tipos de MOOCs existen?

Evidentemente, no todos los MOOCs son iguales. Existen muchas diferencias en los objetivos, metodologías y resultados que se pueden esperar con los distintos MOOCs que existen.

En el artículo What is the theory that underpins our moocs? y en la presentación Open Online Courses as New Educative Practice, ambos de George Siemens, se ofrece un intento de clasificación de los diferentes tipos de MOOC que existen en la actualidad.


¿Cómo se financian los MOOCs?

Los proyectos más famosos parece que están financiados por las propias universidades que los lideran, aunque hay otros proyectos menos conocidos (pero no menos importantes) en los que participan empresas de inversión de capital-riesgo. Por ejemplo, en el artículo El MIT y Harvard ofrecerán cursos gratis por Internet se indica que en el proyecto EdX, Los dos centros universitarios invertirán un total de 60 millones de dólares (36.8 millones de euros) para distribuir el material de las clases a través de vídeos, exámenes y pruebas teóricas alojadas en páginas de internet y recibirán los comentarios inmediatos por parte de los profesores.

Por otro lado, como explico posteriormente en ¿Las empresas pueden tener algún interés en los MOOCs? puede haber empresas que quieran financiar los MOOCs, porque puede ser una forma de captar a los mejores estudiantes de todo el mundo para posteriormente ser contratados por esas mismas empresas. Un MOOC es una buena forma de localizar a personas con ciertos conocimientos y capacidades en cualquier parte del mundo.

Pero que ahora mismo los más famosos MOOCs sean gratuitos no significa que en el futuro lo sigan siendo. Por ejemplo, en El imparable ascenso de la educación abierta podemos leer:

Un curso en Stanford puede costar en torno a los 40.000 dólares sin contar el coste de la vida. Si ponemos de media que ese curso está formado por 200 alumnos, en total, son unos 8 millones de dólares. Si trasladamos esta cifra a la educación abierta, si se cobra 50 dólares como una especie de tasa a cada uno de los 200.000 estudiantes que imparten un hipotético curso, se recaudaría 10 millones de dólares. Una tasa que se puede ajustar a los ingresos de los estudiantes.

Por otro lado, el proceso de enseñanza puede ser gratuito, pero no así el proceso de certificación. Por ejemplo, en MIT and others launch a tech education revolution podemos leer que Anant Agarwal, director del proyecto EdX, ya se está planteando la posibilidad de cobrar en el futuro, ya que al final el proyecto deberá ser autofinanciado:

Students who successfully complete 6.002x will receive a certificate. Courses will continue to be free and open, but the program "has to be self-sustaining," Agarwal said. One way to accomplish that may be to charge for a course certificate or for a credential.

MIT hasn't figured out exactly how much to charge for a certificate or credential, but Agarwal said, "We want to make it very affordable, very inexpensive." He suggested pricing in the "very low triple digits," but quickly added that that's just a guess.

Y en el mismo artículo podemos leer que Udacity también está considerando la posibilidad de cobrar por la certificación:

Udacity classes are free but, as MIT might do with its MITx program, the company might consider charging money for certificates, said David Stavens, Udacity's CEO and co-founder.

Si al final esto ocurre, que lo hagan el resto de plataformas, como Coursera, es sólo cuestión de tiempo.


¿Las empresas pueden tener algún interés en los MOOCs?

Sin duda alguna, ya que un MOOC puede ser un "filón de oro" para poder contratar a los mejores empleados. Puede haber empresas que quieran financiar los MOOCs, porque puede ser una forma de captar a los mejores estudiantes de todo el mundo para posteriormente ser contratados por esas mismas empresas. Por ejemplo, en El imparable ascenso de la educación abierta podemos leer:

Esta experiencia convenció al científico de que tenía algo muy grande entre sus manos. Thrun creó Udacity en enero, una alternativa abierta y gratuita. Actualmente se ofertan 6 cursos.

Este modelo cambia radicalmente los cimientos de la educación. El conocimiento se abre y ya no está reservado a un pequeño grupo de personas que pagan por recibir este privilegio. Según él, hay muchas empresas que estarían dispuestas a financiar estos proyectos para buscar talento. También siempre queda el recurso del pago, pero una cifra mucho más baja que las universidades más elitistas.

En el artículo MIT and others launch a tech education revolution también podemos leer que muchas empresas pueden estar interesadas por los estudiantes que completen un curso en un MOOC:

Udacity also plans to help students find jobs, and it's considering placement or fees charged to employers. When asked what the incentive or motivation would be for employers to consider Udacity students, Stavens said via email: "Students will have completed a high-quality curriculum and will have been assessed by some of the leading faculty in the world.


¿Cómo se evalúa el aprendizaje de un alumno en un MOOC?

Esta es una pregunta que se plantea mucha gente: ¿cómo se puede evaluar el aprendizaje de un curso en el que participan más de 100.000 alumnos? ¿Cuántos profesores hacen falta?

La solución más común a este problema es emplear un sistema llamado peer assessment (evaluación entre pares) en el que los propios alumnos se califican entre ellos mismos. Para lograr un buen resultado, los criterios de evaluación deben estar claramente establecidos y para ello se suele emplear un instrumento pedagógico llamado la rúbrica. Además, con el fin de lograr una mayor fiabilidad, un ejercicio de un alumno no es evaluado por un único alumno, sino por varios, y se puede emplear un sistema estadístico para detectar posibles discrepancias en la evaluación realizada.


¿Cómo se certifica el aprendizaje de un alumno en un MOOC?

Al finalizar la videoconferencia que realicé con la Universidad de las Américas, esta fue una de las preguntas que se me planteó. Mi respuesta fue que lo más probable es que surjan centros de certificación reconocidos por todo el mundo, a semejanza de lo que ya existe con el estudio del inglés con diversas certificaciones, como el First Certificate in English (FCE) de la University of Cambridge, o con las certificaciones de diferentes empresas, como CISCO o Microsoft.

En realidad, esta sospecha ya se está concretando. Por ejemplo, en el artículo Who Takes MOOCs? se explica que la empresa Udacity ha llegado a un acuerdo con Pearson para utilizar los centros de certificación que Pearson tiene en más de 170 países. En el artículo Udacity Announces Certification Option podemos leer más información sobre el tema de la certificación en Udacity.


¿Cómo se evita que la gente haga trampa en un MOOC?

Desgraciadamente, siempre habrá tramposos. Así que, al organizar un MOOC hay que decidir cómo se les tiene que tratar.

Por una lado, se les puede no tener en cuenta. Por ejemplo, si el MOOC no ofrece ningún tipo de certificación, sino que simplemente es una herramienta de aprendizaje para el que quiera aprender, no es necesario preocuparse mucho por los tramposos. Sin embargo, si se quiere ofrecer algún tipo de certificación o de reconocimiento, habrá que aplicar algún tipo de mecanismo para detectar a los tramposos y que no supongan un desprestigio para el MOOC.

Por ejemplo, la certificación del curso se puede realizar de forma independiente mediante centros de certificación "cara a cara" a los que tiene que dirigirse el alumno.

Por otro lado, se pueden implementar mecanismos de detección de copias, plagios y otros comportamientos indebidos, tal como podemos leer en Online Classes See Cheating Go High-Tech.

Pero como se argumenta en Cheating in a MOOC - an Oxymoron, si un curso es gratis, no proporciona ningún tipo de título oficial y no forma parte de unos estudios oficiales, ¿qué sentido tiene copiar y hacer trampa? Que lo haga el que quiera, pero sólo se engaña a sí mismo.


¿Cuál es la calidad del aprendizaje en un MOOC?

Los MOOCs acaban de aparecer, por tanto, su funcionamiento se tendrá que afinar poco a poco. Los organizadores de los MOOCs se muestran exultantes por los resultados, pero normalmente se suelen fijar en el número de estudiantes matriculados. Lo importante sería conocer la calidad del aprendizaje.

Según podemos leer en John L. Hennessy: Risk Taker, algunas personas creen que la proliferación de cursos online puede perjudicar la calidad de los cursos tradicionales. Además, el número de estudiantes que abandonan un MOOC es muy elevado.

En Stanford Free Classes - A review from a Stanford Student podemos leer la crítica de un estudiante de Stanford que participó en un curso online de Stanford y realizó una comparación entre el curso presencial y el curso en línea. Y en MITx Experimental Course Completed - A Report también podemos leer la crítica de un editor de la revista I Programmer que se matriculó en el curso Circuits & Electronics de MITx. En Stanford AI Class - Mid Term Report podemos leer un informe similar sobre el curso Introduction to Arificial Intelligence de Stanford University.

Mucha gente piensa que el aprendizaje a distancia a través de Internet es de peor calidad y los alumnos obtienen peores resultados. Sin embargo, la realidad es bien distinta. En el estudio Evaluation of Evidence-Based Practices in Online Learning: A Meta-Analysis and Review of Online Learning Studies, financiado por el Departamento de Educación de los Estados Unidos de Norteamérica podemos leer en la página xiv:

Students in online conditions performed modestly better, on average, than those learning the same material through traditional face-to-face instruction. Learning outcomes for students who engaged in online learning exceeded those of students receiving face-toface instruction, with an average effect size of +0.20 favoring online conditions. The mean difference between online and face-to-face conditions across the 50 contrasts is statistically significant at the p < .001 level. Interpretations of this result, however, should take into consideration the fact that online and face-to-face conditions generally differed on multiple dimensions, including the amount of time that learners spent on task. The advantages observed for online learning conditions therefore may be the product of aspects of those treatment conditions other than the instructional delivery medium per se.

Además, realizar y superar un curso en Internet bien organizado no es sencillo y demuestra una serie de aptitudes que los estudiantes de la enseñanza "cara a cara" puede ser que no posean. Por ejemplo, en el artículo Top 5 Reasons Employers Should Hire Online Students nos dice que los estudiantes que realizan y superan un curso online suelen estar mejor organizados, trabajan más duro, suelen ser más disciplinados y automotivados, suelen tener una orientación para la consecución de objetivos y son independientes.


¿A quién afecta que universidades de prestigio ofrezcan MOOCs?

Pues todos los implicados se verán afectados por este movimiento, pero quizás los menos afectados serán los propios protagonistas de este movimiento. Es decir, que Harvard University, Stanford University o el Massachusetts Institute of Technology (MIT) ofrezcan sus propios cursos mediante MOOCs puede ser visto como una forma de hacerse competencia a sí mismos, una forma de "tirarse piedras sobre su propio tejado". Sin embargo, la situación puede ser toda la contraria: puede ser una forma (un poco cara) de hacerse publicidad en el "nuevo orden mundial", puede ser una forma de captar a los mejores estudiantes de todo el mundo (para posteriormente ser contratados por empresas que han invertido de forma indirecta en su formación al financiar los MOOCs) o puede ser una forma de negocio totalmente nueva que no logramos dislumbrar.

Por ejemplo, en Who Takes MOOCs? podemos leer que la guerra de los MOOCs no se producirá en Estados Unidos, sino en el extranjero, y en especial en Asia:

It may turn out that MOOCs from elite U.S. institutions might pose the greatest disruptive threat to foreign universities, says Paul LeBlanc, the president of Southern New Hampshire University. "It's a bigger play, perhaps, in Asia than in the U.S.", he said.

Y en Top US universities put their reputations online podemos leer que las universidades más pretigiosas seguramente siempre tendrán estudiantes/clientes, pero las universidades en la franja intermedia puede ser que sean las que más se tengan que preocupar:

The most prestigious universities are always going to have enough demand for places - but the emergence of high-quality online courses could be tougher for middle-ranking institutions.

Why would you pay high fees to sit through a mediocre lecture, when you could go online and watch world experts at another university, even if it's in another country?

"The universities in the middle will really have to think about their proposition," she says.


¿Qué impacto están teniendo los MOOCs?

Sin duda alguna, el impacto que están teniendo es tremendo. Si no fuese así, ¿por qué otras universidades estarían también organizando sus propios MOOCs? Pero además, las cifras son espectaculares. Por ejemplo, ¿cuánto años necesitaría un profesor de universidad para dar clase al mismo número de alumnos que puede tener en un MOOC? En el artículo Udacity aims to teach 160,000+ students statistics han hecho los calculos y el resultado es demoledor, el impacto de un MOOC frente a una clase tradicional es varios órdenes de magnitud mayor.

Sin embargo, estos números pueden ser engañosos si no se observa lo que ha ocurrido después durante el curso. En MITx - the Fallout Rate se analiza la tasa de abandono durante el primer curso 6.002x "Circuits and Electronics" del MITx. Al curso se apuntaron 154.763 y obtuvieron el certificado, es decir, finalizaron el curso 7.157, lo cual supone un 5% de éxito (o un 95% de fracaso y abandono, según se mire).

En la siguiente gráfica se compara el número de estudiantes en distintos momentos del curso. Durante la primera semana, sólo 69.221 estudiantes vieron el primer ejercicio, lo que supone una tasa de abandono del 55%: la mayor parte de la gente se apuntó simplemente para ver lo que era el MITx, pero no tenían ninguna intención de realizarlo (o quizás vieron que era muy, muy difícil o que requería mucho tiempo).

Comparación del número de estudiantes en distintos momentos del curso

En la siguiente gráfica se muestra la evolución de los 26.349 estudiantes que sí que fueron activos, ya que entregaron el primer trabajo "para casa" (homework). Al llegar al examen parcial (midterm), el 60% de los estudiantes activos abandonaron. Finalmente, si se compara la variación en el número de estudiantes entre el examen parcial y el examen final, la tasa de abandono fue inferior, del 22%.

Número de estudiantes activos en relación a los ejercicios realizados

En el artículo Coursera's Huge Online Classes Roar Into Brazil, India and China sitúan la tasa de finalización en un 25% del número de personas que se apuntan a un curso:

Not everyone who signs up for one of Coursera.s massive open online classes (MOOCs) makes it to the finish line. Andrew Ng, a Stanford computer science professor who is a Coursera co-founder, estimated in a June interview with FORBES that one-half of enrollees complete at least one online quiz or homework assignment, and that of those, about one half finish all the coursework. So Coursera.s tally of course completions might be closer to 250,000, rather than one million.

Pero a la hora de analizar estos datos hay que tener en cuenta que los alumnos en un curso MOOC se comportan más como usuarios/clientes que como alumnos tradicionales. Por tanto, hay que tener en cuenta aspectos importantes de cualquier negocio o servicio web, como el concepto de conversion funnel o 1% rule.

El artículo Why Do Students Enroll in (But Don.t Complete) MOOC Courses? apunta numerosas razones que pueden explicar el masivo abandono de los estudiantes en los cursos MOOC.


¿De dónde proceden los estudiantes de los MOOCs?

Los datos más extensos se publicaron en el artículo Massive Open Online Courses, aka MOOCs, Transform Higher Education and Science y están basados en los cursos de Coursera, sobre un total de 2,9 millones de usuarios que proceden de más de 220 países:

  • 27,7% Estados Unidos
  • 8,8% India
  • 5,1% Brasil
  • 4,4% Reino Unido
  • 4,0% España
  • 3,6% Canada
  • 2,3% Australia
  • 2,2% Rusia
  • 41,9% Resto del mundo

Gráfico con las estádisticas de Coursera


¿Por qué la gente se apunta a los MOOCs?

En el artículo 3 Reasons Why People Take Massively Open Online Courses se dan tres razones:

  • Para poder acceder a cursos de alta calidad.
  • Para experimentar.
  • Para poder lograr una mayor independencia.

¿Por qué es bueno ofrecer cursos educativos abiertos y gratuitos?

Desde pequeños nos enseñan que "nadie regala nada". Desde pequeños nos enseñan que "nadie da duros a cuatro pesetas". Pero, ¿por qué debemos aceptar esos dichos sin plantearnos que quizás están equivocados? Desde hace años, existe un movimiento denominado cultura libre que tiene su máxima representación en el software libre, pero que poco a poco va impregnando otros campos de la cultura.

Te recomiendo la lectura del siguiente informe, Giving Knowledge for Free: The Emergence of Open Educational Resources, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que está disponible en castellano como El conocimiento libre y los recursos educativos abiertos.


¿Qué son los recursos educativos abiertos?

La definición de los recursos educativos abiertos (REA) actualmente más empleada es "materiales digitalizados ofrecidos libremente y abiertamente para profesores, alumnos y autodidactas a fin de que sean usados y reutilizados para enseñar, mientras se aprende y se investiga". Los REA incluyen los contenidos educativos, el software de desarrollo, el uso y la distribución del contenido, y la implementación de recursos tales como las licencias abiertas. Este informe sugiere que los "recursos educativos abiertos" se refieren a recursos digitales acumulados que pueden ser adaptados y que proporcionan beneficios sin restringir las posibilidades para el disfrute de terceros.

El conocimiento libre y los recursos educativos abiertos.


¿Por qué las personas están compartiendo gratuitamente?

En la sociedad actual, la sociedad del conocimiento, los costes para compartir el conocimiento se han reducido a mínimos que no se podían imaginar hace unos años gracias a la digitalización. Además, el conocimiento avanza tan rápido que si no lo compartes porque piensas que le puedes sacar un beneficio por tenerlo en exclusiva, lo más seguro es que en breve tiempo alguien más alcance ese conocimiento o incluso lo supere.

Mucha gente se está dando cuenta de la paradoja de que "cuanto más das, más recibes". Por ejemplo, Bruno Giussani, el director europeo de TED, lo expresa con rotundidad en el artículo TEDGlobal 2012: 'The more you give away the more you get back':

"We found that, giving stuff away, we received even more in return. We have a huge committed community. A lot of brand recognition. And the capacity to touch communities where we had no contact before," he adds.

"We've gone from two conferences to 4,500 TEDxs. The more you open your processes up, the more you co-opt other people, if it's done with the right framework in place, the more you receive in return."

Y en el informe El conocimiento libre y los recursos educativos abiertos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) podemos leer:

Las razones de los individuos e instituciones para el usar, producir y compartir los REA pueden dividirse en motivos básicos tecnológicos, económicos, sociales y jurídicos.

  • Los motivos tecnológicos y económicos incluyen la infraestructura mejorada de la informática menos costosa y de uso más fácil (como la banda ancha), el hardware y software. El contenido es más barato y más fácil para producir y los costes pueden reducirse más si se comparte. Los nuevos modelos económicos están surgiendo alrededor de la distribución de contenido libre. Los marcos jurídicos son nuevos planes de la propiedad intelectual que facilitan el reparto libre y reutilizan el contenido. Los marcos sociales incluyen un deseo más fuerte de compartir.
  • Una barrera técnica es la falta de disponibilidad de la banda ancha. La falta de recursos para invertir en el hardware y software a fin de desarrollar y compartir REA es una barrera económica. Se mencionan a menudo tales barreras como obstáculos significantes en los países en desarrollo. Las barreras sociales incluyen la falta de habilidades para usar las innovaciones técnicas y los obstáculos culturales para compartir o emplear los recursos desarrollados por demás profesores o instituciones.

Tres argumentos pueden ayudar a los gobiernos para apoyar los proyectos REA:

  • Extienden el acceso a aprender para todos pero la mayor parte de ellos para los grupos no tradicionales de estudiantes y así aumenta la participación en la educación superior.
  • Pueden ser una manera eficaz de promover el aprendizaje durante toda la vida para el individuo y el gobierno.
  • Pueden ser el puente entre aprendizaje no formal, informal y formal.

Las instituciones mencionan seis tipos de razones para implicarse en los proyectos REA:

  • El argumento altruista que compartiendo el conocimiento está en la línea de las tradiciones académicas y es algo bueno.
  • Las instituciones educativas (particularmente aquellas con financiación pública) deberían obtener una contribución de los contribuyentes permitiendo la distribución compartida libre y la reutilización de los recursos.
  • La calidad puede mejorarse y el coste de desarrollo del contenido se ve reducido gracias a la distribución y reutilización.
  • Es positivo para las relaciones públicas de la institución tener un proyecto REA como un escaparate para atraer a nuevos estudiantes.
  • Hay una necesidad de buscar nuevos modelos de recuperación del coste planea cuando las instituciones experimenten la competición creciente.
  • La distribución compartida libre acelerará el desarrollo de nuevos recursos de aprendizaje, estimulará la mejora interna, la innovación y la reutilización, y ayudará la institución a conservar buenos repositorios de materiales y su uso interior y exterior.

Una motivación más lejana, mencionada con una mayor distancia por las instituciones de enseñanza, es el riesgo que supone el no hacer nada en un entorno rápidamente cambiante.

Pueden resumirse bajo cuatro títulos los incentivos para los profesores e investigadores particulares:

  • La motivación altruista de compartir (en cuanto a las instituciones) la cual de nuevo es soportado por los valores académicos tradicionales.
  • El beneficio personal no monetario, como la publicidad, reputación dentro de la comunidad abierta o .egoboo. como a veces se llama.
  • La libre distribución compartida puede ser positiva por razones económicas o comerciales, como una manera de conseguir publicidad, llegando al mercado más rápidamente, teniendo la ventaja de ser el primero, etc.
  • A veces no merece la pena el esfuerzo de mantener restringido el acceso a los recursos. Si puede servir para otras personas, quizás merecería la pena compartirlo libre y gratuitamente.

Independientemente de si las instituciones están comprometidas con los proyectos REA o no, puede esperarse que los REA afecten los planes de estudios, pedagogía y evaluación. Con los miles de cursos (los materiales formativos abiertos) de las instituciones de educación superior internacionalmente conocidas disponibles gratuitamente, los profesores deberán saber que los estudiantes podrán comparar su plan de estudios con otros. En la medida en que se ha reducido el papel del docente como proveedor de bibliografía y materiales didácticos, es probable que los REA aceleren los cambios en el papel de la instrucción tradicional y se produzca la evolución hacia unos estudiantes más independientes. De un aumento en el aprendizaje no formal e informal puede esperarse que aumente la demanda de la valoración y reconocimiento de competencias ganadas fuera de los entornos de aprendizaje formales.

El conocimiento libre y los recursos educativos abiertos.


Vale, todo muy bonito, ¿pero nadie critica los MOOCs?

Por supuesto que existen numerosas críticas contra los MOOCs. En la pregunta ¿Cuál es la calidad del aprendizaje en un MOOC? ya he incluido varias críticas de alumnos que han realizado algunos MOOCs.

En el artículo Playing the Role of MOOC Skeptic: 7 Concerns se proporcionan siete razones para dudar de los MOOCs:

  1. La educación requiere un diálogo.
  2. El aprendizaje auténtico no puede multiplicar (escalar).
  3. Más apoyo, no menos, equivale a una calidad educativa mejor.
  4. Los MOOCs van acompañados de costes importantes.
  5. Los MOOCs se deberían alinear con las metas estratégicas.
  6. El peligro de los MOOCs como un sustituto para ahorrar dinero.
  7. Se cuidadoso con los socios comerciales.

La mejor crítica la encontramos en el artículo What's the "problem" with MOOCs?, que describe los principales problemas que presentan los MOOCs más famosos (Khan Academy, Udacity y Coursera). Una crítica importante que se hace a los MOOCs actuales es que ninguno ha contratado a un experto en la creación de materiales educativos, pero sí que se han contratado muchos programadores para crear la plataforma educativa:

Especially disturbing is that none of the major MOOC providers have hired anyone trained in instructional design, the learning sciences, educational technology, course design, or other educational specialties to help with the design of their courses. They are hiring a lot of programmers and recruiting a lot of faculty, who may have various motivations for participating in these open education experiments.

Y en el artículo Motivation in MOOC se explica que el principal problema de los MOOCs es la motivación, cómo motivar a los participantes, ya que la tasa de abandono es muy, muy alta.

En Larry Cuban on "The technology mistake": Confusing access to information with becoming educated podemos leer que hay una grave confusión: cuando se accede a un MOOC o se cursa un MOOC, el participante no está siendo educado, simplemente está siendo informado, está recibiendo información, mucha información, pero educar es algo más.

En 'What should we do about MOOCs?' - the Board of Governors discusses podemos leer la supuesta discusión de un consejo de gobierno de una universidad ficticia sobre las ventajas y desventajas de los MOOCs. Además de ser una discusión divertida, es muy interesante todo lo que se dice (y no se dice).

Por último, en Midsummer whimsy: How to write recommendations for 847 students encontramos una crítica graciosa, pero con un transfondo muy real.


¿Qué esfuerzo requiere desarrollar un MOOC?

El esfuerzo, medido como tiempo, que se necesita para desarrollar un MOOC puede variar enormemente. Evidentemente, la calidad es un factor directamente relacionado con el esfuerzo: si se quiere una mayor calidad, habrá que invertir un mayor esfuerzo.

Por otro lado, es muy importante conocer el punto de partida a partir del cual se desarrolla un MOOC. Muchos MOOCs que se ofrecen son simplemente vídeos que ya se tenían realizados empaquetados bajo la apariencia de algo nuevo.

En el artículo The Professors Who Make the MOOCs se recogen los datos obtenidos a través de un cuestionario enviado a más de 100 profesores que habían realizado un MOOC. En general, los profesores declararon que habían invertido más de 100 horas en la preparación del curso antes de que el curso hubiese empezado, y de 8 a 10 horas cuando estaba en funcionamiento para su mantenimiento:

Typically a professor spent over 100 hours on his MOOC before it even started, by recording online lecture videos and doing other preparation. Others laid that groundwork in a few dozen hours.

Once the course was in session, professors typically spent eight to 10 hours per week on upkeep. Most professors managed not to be inundated with messages from their MOOC students -they typically got five e-mails per week- but it was not unusual for a professor to be drawn into the discussion forums. Participation in those forums varied, but most professors posted at least once or twice per week, and some posted at least once per day.

En el artículo Udacity Project on 'Pause' se cita un esfuerzo total de 400 horas sólo para construir un curso:

But, because of the haste, faculty were building the courses on the fly. Not only was this a "recipe for insanity", Junn said, but faculty did not have a lot of time to watch how students were doing in the courses because the faculty were busy trying to finish them. It took about 400 hours to build a course, though the courses are designed to be reused.


¿Cómo puedo encontrar un MOOC?

Existen múltiples sitios en Internet en los que se pueden buscar MOOCs. Incluso la Unión Europea ha puesto en marcha el sitio web Open Education Europa que incluye un buscador de MOOCs.


Entrevista

Recientemente me han realizado unas preguntas para un trabajo de investigación sobre los MOOCs.

¿Qué motiva a la gente a estudiar un MOOCS? ¿Cree que la gente estudia a través de MOOCS por simple curiosidad o ganas de aprender o porque de verdad creen que les va a servir para su futuro laboral?

Hay de todo. En primer lugar, mucha gente se apunta a un MOOC simplemente porque es gratis. Sin embargo, mucha gente se apunta porque tienen una necesidad imperiosa de aprender: nuestra sociedad es cada vez más compleja y tenemos que estar en un continuo aprendizaje si no queremos ser simples actores que vemos que pasan cosas a nuestro alrededor que no entendemos. Desgraciadamente, muchas de esas personas no pueden optar a la enseñanza tradicional para solventar esa necesidad que tienen. Los MOOCs han descubierto esa necesidad que existe y por ahora se presentan como una solución para muchas personas.

¿Cómo demostrar los conocimientos adquiridos en un MOOCS? (en cuanto a las cuestiones de evaluación y certificados)

En el fondo, un certificado como tal no dice nada. España es un país que sufre "titulitis": mucha gente se cree que por tener un título ya se le tienen que abrir las puertas del mercado laboral. Y no es así. Por ejemplo, muchas empresas cuando exigen que demuestres que tienes conocimientos de un idioma les da igual los títulos que tienes: lo que quieren es mantener una conversación contigo. Otras no son tan "agresivas", pero sí que exigen que el título sea reciente: una persona que presenta un título que obtuvo hace 5 años lo puede haber olvidado todo. Por tanto, la demostración de los conocimientos a través de un certificado es simplemente el método más cómodo que tenemos en la actualidad, pero no el mejor. Los MOOCs deberían intentar innovar en ese terreno y buscar soluciones alternativas que sean mejores que las actuales.

¿Puede ser válido el conocimiento de los MOOCS para competir en el mercado laboral?

Respondo con una pregunta: ¿puede ser válido el conocimiento de un libro para competir en el mercado laboral? No creo que haya gente que ponga en duda que los libros son una gran fuente de conocimiento, durante varios siglos han sido la única fuente de conocimiento (exceptuando la enseñanza directa). Pero sin embargo, los MOOCs que ofrecen muchas más posibilidades que los libros, parece que para muchas personas que los critican no pueden ser una fuente de conocimiento. ¿Tiene sentido? Para mí no. La cuestión de si puede ser válido el conocimiento no depende tanto del MOOC (o de cualquier otro curso o de un libro) sino del uso que haga de ese conocimiento la persona que lo recibe.

Me ha gustado mucho la comparación de un MOOC con un libro, se ajusta perfectamente y no se nos habría ocurrido. De cara a presentar el trabajo es una buena forma de hacer entender el concepto de los certificados.

No significa que los MOOCs sean sólo un libro, pero se pueden usar de esa forma. Y sin embargo, nadie crítica los libros de la misma forma que se critican los MOOCs diciendo que no sirven para nada o que lo que se aprende no tiene valor. En los MOOCs, como hay miles de estudiantes, cada uno busca diferentes cosas: por eso mismo los MOOCs tienen una tasa baja de finalización, no todo el mundo que se apunta a un curso MOOC tiene el objetivo de finalizarlo. Pasa lo mismo cuando alguien se compra un libro (libro técnico, no un libro novela) o lo saca prestado de una biblioteca: yo rara vez me leo un libro técnico desde el principio hasta el final, me leo aquello que no sé y busco aprender, seguramente muchas partes del libro ya las conozco y no las leo. Con los MOOCs mucha gente actúa de la misma forma... y por tanto no finalizan el MOOC y parece que es un fracaso, pero en realidad han logrado lo que buscaban.

¿Cómo se pueden institucionalizar más los MOOCS?

Ahora mismo no se deberían institucionalizar, porque las instituciones lo primero que hacen es limitar y poner trabas porque lo quieren tener todo "atado y cerrado". Los MOOCs ahora mismo son experimentos y en los experimentos hay que tener absoluta libertad porque no se sabe cuál va a ser el resultado. En un experimento no se sabe cuál es la mejor forma de hacer las cosas ni cuál va a ser el resultado que se va a obtener. Si no fuese así no sería un experimento, sería otra cosa.

Actualmente, ¿es más prestigioso un título presencial universitario o un MOOC por ser más novedoso?

La respuesta a esta pregunta no tiene discusión: un título presencial universitario. Como he dicho antes, un MOOC se puede entender como un libro: nadie pone en su currículo los libros que ha leído y nadie debería poner ahora mismo los MOOCs que ha realizado. Pero la gente sí que dice lo que sabe o es capaz de hacer gracias a lo que ha aprendido en un libro y lo mismo se podría decir respecto a lo aprendido en un MOOC.

¿Sustituirán los MOOCS a la Universidad?

Los MOOCs actuales, no. Los MOOCs del futuro que incorporen nuevas innovaciones, puede ser que sí. Pero no sustituirán del todo a la universidad: en la universidad se hacen otras cosas además de dar clase. Es más, yo personalmente dedico más tiempo a esas otras cosas que a preparar y dar mis clases. Y así la mayoría de los profesores que trabajan en la universidad. Una universidad no es un colegio o un instituto.